Noticia

LuisChina062017

De Altea a Shangái: el gran salto adelante

30/06/2017

Cuando se vieron las caras en octubre de 2001 en un encuentro de la Regional Preferente entre el Altea y Torrevieja, poco podían haber imaginado Luis García Plaza y Juan Ignacio Martínez que el futuro les depararía un futuro enfrentamiento en China más de 15 años después. En su afán de luchar por las dos plazas de ascenso a la Superliga china, mañana en el estadio de Jinshan rivalizan el Shanghai Shenxin de Juan Ignacio Martínez y el Beijing Renhe de Luis García Plaza. Tres lustros atrás, en la localidad alicantina habían coincidido por vez primera dos técnicos que, aunque lo soñaran, seguramente jamás pensaron que su carrera en los banquillos les llevaría ni siquiera a degustar las mieles del profesionalismo. Vinculados en los inicios de sus respectivas carreras a clubes de la Comunidad Valenciana, tuvieron también años más tarde ya en la élite un equipo de esas tierras como el Levante como nexo de unión en sus trayectorias en Primera división. Pero en ese primer duelo entre ambos en el estadio de Garganes allá por 2001 si tanto Juan Ignacio Martínez como Luis García Plaza habían hecho de Torrevieja y Altea sus lugares de residencia no fue de un modo directo por el fútbol sino por las flechas del amor.


El técnico local en el derbi español en los banquillos, Juan Ignacio Martínez, más conocido en el mundo futbolístico como JIM, tenía lazos con la provincia de Alicante pues había nacido en el barrio de Rabasa de la capital. Salido de las categorías inferiores del Elche, el fútbol le llevó a concluir su carrera en el Torrevieja. Al colgar las botas, se afincó en la localidad y empezó a entrenar a chavales para matar el gusanillo. En 1997 le llegó la ocasión de debutar en un banquillo en el Alicante, y tras un paso por el Orihuela, volvería a casa para dirigir al Torrevieja. Todo ello, mientras compaginaba la pasión por el balón con su labor de comercial vendiendo seguros y libros de texto. Un trabajo que pudo abandonar después de llegar a la élite profesional, un camino en el que cree que hubo más de casualidad que vocación.

Tras iniciarse en la categorías inferiores del Atlético de Madrid, ciudad que le vio nacer, Luis García Plaza sale en busca de fortuna como futbolista. No conseguirá jugar más allá de la Segunda división B aunque el Benidorm, su último destino antes de que las lesiones corten su carrera en el 2000, le dejará marcado en el aspecto personal. No muy lejos de allí, en Altea, conoce a Maribel, de la que se enamora y con la que contraerá matrimonio el mismo verano tras haber dejado el fútbol. Y quien le empuja a empezar su carrera como entrenador tras un período en el que confiesa había perdido el norte. Instalada la pareja en Altea, un año después de su retirada, García Plaza saca rédito al título de entrenador que había obtenido mientras jugaba en el Benidorm y recibe la oportunidad de iniciar su carrera como entrenador en su pueblo de adopción. Pero deja un promesa a Maribel: si en un plazo veía que no iba a poder ganarse la vida en los banquillos, dejaría el fútbol.
Volvamos al inicio. Los dos caminos se entrecruzan ese 28 de octubre de 2001 en el estadio de Garganes en un partido de la Regional Preferente de la temporada 2001-02. Luis García Plaza disfruta de su debut en el Altea y Juan Ignacio Martínez cumple su segunda temporada en el Torrevieja. Estamos en la jornada séptima y el debutante logra el triunfo por la mínima (1-0). Unos meses más tarde, JIM le devolverá el golpe venciendo en el choque de la segunda vuelta (2-0). Podía haber sido el canto del cisne a su rivalidad. Todo lo contrario. Fue el comienzo de un enfrentamiento, en el que tras diversas vicisitudes, años mas tarde trasladarían a la Segunda división. En la temporada 2008-09, Luis García Plaza, un novato en la categoría con el Levante, volvía a recibir a un Juan Ignacio Martínez que lideraba al Albacete y que ya había experimentado la Segunda con el Salamanca el año anterior. En la siguiente temporada, repitieron duelo pero esta vez con JIM en el Cartagena. Esa campaña 2009-10 García Plaza triunfa ascendiendo a Primera división al Levante, con el que conseguirá con solvencia la permanencia en la temporada 2010-11. Tras tres temporadas en el banquillo granota, Luis García Plaza ficha por el Getafe, dejando una vacante en el Levante que sería ocupada por el propio Juan Ignacio Martínez. Tras un año de paréntesis, ambos reanudarán en Primera división sus enfrentamientos durante tres temporadas de forma consecutiva, todas de azulón García Plaza y dos con el Levante y una con el Valladolid por lado de Juan Ignacio Martínez.

De eso hace más de tres años. Tras enfrentarse tanto en Regional Preferente, Segunda división y Primera división, los dos técnicos vivirán en China el duodécimo duelo entre ambos. Una rivalidad que les ha convertido, monta tanto, tanto monta, en el técnico con el que más veces se han visto las caras en su carrera respectivamente. Y lo hacen en un país al que nunca imaginaron que les llevaría su trabajo en los banquillos, en un partido de la Liga Uno entre el Shanghai Shenxin y el Beijing Renhe. Un nuevo enfrentamiento que les llega en el comienzo de la segunda vuelta de la Liga Uno, con ambos equipos luchando codo con codo por el ascenso a la Superliga china. No obstante, con distintos condicionantes. Mientras Juan Ignacio Martínez lleva todo el curso al frente del Shanghai Shenxin, al que tiene también clasificado para cuartos de final de la Copa china, Luis García Plaza apenas lleva dos partidos con el Beijing Renhe, al que llegó tras la destitución de Wang Baoshan pese a que el equipo marchaba en la segunda posición liguera. Un cuarto empate consecutivo del equipo ante el Shenzhen FC condenaron al veterano entrenador en favor de García Plaza pero, curiosidades del fútbol chino, dos jornadas más tarde Wang Baoshan se convertía en técnico del Shenzhen FC tras la destitución de Sven-Goran Eriksson. Desde su llegada, García Plaza ha enderezado de nuevo el camino del Beijing Renhe con dos victorias que han permitido a los de la capital aguantar el empuje de sus perseguidores en la tabla.
Ante la repetición de un duelo que se dio ya en 2001, Juan Ignacio Martínez confiesa que "no me acordaba de nuestros inicios en Preferente Valenciana. Fueron años bonitos y al mismo tiempo de aprendizaje para nuestro futuro. Jamás podrías pensar que varios años después nos enfrentaríamos en la liga china". Por contra, Luis García Plaza si guarda memoria de aquel partido de hace más de quince años y reconoce que "somos viejos conocidos, nos enfrentamos en mi primer año de entrenador. Desde luego es curioso encontrarse aquí aunque la única ilusión es vencerlos".
 

 

 

La experiencia en el Shanghai Shenxin está siendo "muy positiva" para Juan Ignacio Martínez: "Es un club humilde pero a la vez muy familiar y hace que te sientas como en casa. Han puesto a nuestro alcance todo lo que hemos pedido desde nuestra llegada. ¿Sorprendido por el fútbol chino? Poco, antes de venir habíamos realizado un estudio y pudimos comprobar que han mejorado mucho en los últimos años". Todavía haciéndose a su nuevo destino, Luis García Plaza confiesa que "el aterrizaje ha sido complicado al principio. Ya he estado fuera en Emiratos Árabes Unidos y eso facilita la adaptación. Pero allí tuve la pretemporada, aquí han sido dos semanas de vértigo. Conocer jugadores, preparar partidos, papeles... Pero contento, los resultados han ido bien y eso ayuda".


El Dalian Yifang marcha como una locomotora en la tabla para ascender a la Superliga china. De seguir con su ritmo, sólo quedaría una plaza más para el resto de aspirantes. García Plaza reconoce que "están sacando muy buenos resultados y de momento lideran con poderío. Si no fallan puede ser que otros cinco o séis equipos luchemos por el otro puesto. Nuestro objetivo es ascender. Ahora hay q seguir sumando y llegar a los últimos partidos clave con opciones". Para el Shanghai Shenxin, Juan Ignacio Martínez tiene la vista puesta más a largo plazo: "Nuestro club había estado seis temporadas consecutivas en la Superliga china. Hace dos temporadas bajó y el año pasado lo pasaron mal. El dueño quiso cambiar la mentalidad del club. Aunque en fútbol no se renuncia a nada y nuestro inicio temporada ha sido muy bueno, nadie ha perdido la perspectiva de lo que queremos en el proyecto. La idea ha sido siempre establecer un modelo de juego y una metodología y para toda la escuela".

Más de quince años después, Juan Ignacio Martínez y Luis García Plaza volverán a verse las caras en un duelo liguero pero esta vez a más de diez mil kilómetros de distancia del estadio de Garganes que dio el pistoletazo de salida a esta rivalidad, ya de carácter internacional.