Noticia

Luis Garcia Qatar

Opinión Dani Blanco

21/08/2014

Luis García, otro entrenador que abre caminos inexplorados
 
Luis García estará acompañado en el Baniyas, por Jesús García Pitarch como director deportivo, y por su mano derecha, Pedro Rostolí
 
Joan Verdú, exjugador del Betis, y Ángel Dealbert, serán los jugadores españoles que estén allí junto a Luis García
 
 
Me escribe un whatsapp a las cuatro y veinte de la madrugada del pasado 11 de julio. “Dani, perdona no haberte podido contestar antes. Acabo de firmar en Baniyas, en Abu Dhabi”. Siento mezcla de alegría enorme y extrañeza por el nuevo destino de un entrenador al que aprecio. De repente se me pasan por la mente los diez años últimos de mi vida, desde aquel septiembre de 2004 cuando le conocí en la localidad alicantina de Villajoyosa, su primer club en categoría nacional. Vuelvo al presente y asumo la noticia. A Luís García Plaza (Madrid, 1972) no le han salido ofertas en España y decide dar un giro radical a su carrera como entrenador. Aunque sea momentáneo.
 
Altea, Villajoyosa, donde firmó un milagro en 2005 llevando al equipo a la quinta plaza de Segunda B con un presupuesto paupérrimo, Villarreal B, Elche, Benidorm, Levante (ascenso a Primera en 2011) y Getafe (103 partidos en Primera con los azulones, el que más en estos once años históricos del club madrileño). Y repentinamente,  Abu Dhabi donde nadie le asegura nada, donde el éxito es relativo y donde va a vivir una experiencia extraña, llena de cosas nuevas para él y para su familia.
 
Luis García asumió el proyecto de los Emiratos Árabes Unidos ante la falta de ofertas firmes en España
 
Se ha convertido en el primer entrenador español que inicia una andadura en uno de los Emiratos Árabes Unidos. El Baniyas ha sido noveno en la pasada Liga. Para Luis es un reto que no podía rechazar, sobre todo porque aquí en España no había salido nada. Charlo con él y me cuenta “Dejé pasar un tiempo, de desconexión cuando salí de Getafe. Ahora a finales de temporada habían salido rumores de todo tipo. En cualquier equipo sonaba yo como entrenador, entre otros muchos. Un equipo sí se interesó en firme, me dijeron que consideraban que era la persona adecuada. Me lo pensé, no salió al final y decidí coger esto que es un reto que me entusiasma”.
 
Es evidente que para el técnico será una experiencia nueva llena de incógnitas. Quizá eso ponga al reto, la dosis suficiente de factor imprevisible que atrapa a lo desconocido. Una liga menor, pero en alza por la cantidad de jugadores que últimamente escogen estos destinos para jugar o entrenadores que lo escogen para dirigir. Ahora falta que tenga suerte. Le seguiremos siempre desde aquí, como a otros que un día cogieron la maleta para irse a destinos poco habituales. A Benito Floro, a Maqueda, a López Caro, a Miguel Ángel Portugal, a Quique Sánchez Flores. A todos ellos les hizo falta suerte. Luís también la va a necesitar.
 
“Es imposible que eso se lleve a cabo. No se puede jugar al fútbol con tanto calor” opina Luis García sobre la celebración del Mundial de Qatar 2022
 
En estos meses de verano el calor se hace insufrible. En la vida normal, paseando por la calle, máxima de 48 grados a una hora de mediodía. Más llevadera dentro de cualquier recinto en cualquier emirato, con las tecnologías de aire acondicionado más avanzadas. Por eso los clubes han de entrenar por la noche. A ese respecto el Mundial de Qatar 2022 es tema de polémica y más lo va a ser en los próximos años. Luis da su versión: “Es imposible que eso se lleve a cabo. No se puede jugar al fútbol con tanto calor. Se puede si se lleva al invierno, pero en verano, en las fechas actuales, eso no se puede hacer”.
No estará sólo Luís en esta aventura. El técnico se lleva a Abu Dhabi a Jesús García Pitarch como director deportivo y a parte del equipo de confianza que ha tenido estos años, incluido su mano derecha Pedro Rostolí, su segundo entrenador, que le ha acompañado desde que en julio de 2007 decidiera fichar por el Benidorm. La familia vendrá más tarde, pero llegará. “Vendrán un poco más adelante pero es evidente que la decisión está tomada muy consensuada con ellos”.

Luis García se lleva a su nueva aventura al que ha sido su mano derecha desde 2007, su segundo entrenador Pedro Rostolí
 
Una paso tan complejo de tomar y tan en caliente siempre es complicado llevarlo a cabo. Sobre todo cuando la oferta surge muy pocos días antes de la decisión final. El representante del mister, Alberto Toldrá, se lo comentó y Luis tuvo el tiempo justo de pensar rápido. Un tipo tan acostumbrado a tomar decisiones inmediatas dentro de un partido, tomó ésta como quién le dice a su lateral derecho en pleno encuentro que no suba tanto. Igual. Así se hicieron las cosas. Así se hacen en este mundo del fútbol. El técnico viajó a Abu Dhabi y se firmó todo. Asunto arreglado. Ahora queda lo más complejo, darle forma a un equipo que es, para este cuerpo técnico, casi desconocido. No lo es del todo porque Luis consiguió reclutar estos días a Joan Verdú, ex del Betis y Ángel Dealbert, ex Castellón y Valencia, actualmente en el Krasnodar ruso.
 
Carrera truncada como futbolista; bien encaminada como entrenador
 
Así empieza la aventura de Luís García en este club exótico. El madrileño, que sólo se movió de la Comunidad Valenciana los tres últimos años de su carrera como entrenador, se ve ahora en Emiratos Árabes. Eso sí, no cambia la pequeña localidad alicantina de Altea, su casa, desde hace trece años, por nada. “Eso nunca. Allí está mi casa”. Él, que como jugador inició todo en el Colegio Amorós de Madrid, que jugó en el Atlético B y que llegó a estar convocado con el primer equipo atlético aunque no debutó. Él, que llegó a jugar en el Camp Nou una eliminatoria de Copa ante el Barcelona. A él, que se le truncó su vida de futbolista tras una gravísima lesión de menisco, cuando sólo tenía 27 años. Ahora como entrenador continúa su carrera, fulgurante hasta la fecha y sin renunciar, faltaría más, con volver a España. “No, hombre, España siempre será el objetivo, el futuro. Nunca me olvidaré de cuales son mis raíces”.
 
"España siempre será el objetivo, el futuro. Nunca me olvidaré de cuales son mis raíces"
 
Madrileño de nacimiento, alicantino de adopción. A la capital le debe el ser futbolista, a la Comunidad Valencia, el ser entrenador. A Altea esa bonita localidad donde se inició en 2002 como técnico en la Regional Preferente, le debe casi todo, profesional y personalmente. Me vino a la memoria el otro día, aquel octubre de 2004 sentados en el banquillo de la Ciudad Deportiva del Villajoyosa, en la entrevista que le hice para el Diario del Mediterráneo. Él con apenas 31 años y yo con 29, con una grabadora y un bloc de notas. Fue la primera de tantas aquel año, que terminó con el quinto puesto de un equipo muy justito pero con una ilusión enorme. En mayo escribí un artículo en el que le reconocía la gran labor y en el que le auguraba que llegaría alto en esta profesión, seguro que a entrenar en primera. Él me dijo que me había excedido un poco. El tiempo se ha encargado de darme la razón.