Luis García reconocía tras el partido que la expulsión de Diakhaté marcaba el encuentro, que estaba siendo muy igualado hasta ese momento del encuentro, y que a partir de ese momento era cuestión de esperar, porque el gol tenía que llegar. También explicaba que hay que tener calma en estos momentos, ya que todavía queda mucho y que esto acaba de empezar. Alababa la importancia del triunfo, sobre todo porque se trata de un triunfo en conjunto, todo se basa en trabajar como equipo.