Entrevista/Rueda de prensa

Actualmente no hay ninguna foto

"""Cuando fui al Levante me decían en el vestuario: Estás loco"""

01/04/2011

Luis García nos visita. Con 38 años y un corto curríulum profesional, el entrenador madrileño Luis García está obrando 'el milagro del Levante'. Un club con 20 millones de presupuesto, más de la mitad destinados a pagar deudas, es décimo en la Liga. Mejor imposible.
  
Texto: Pedro P. San Martí  

 Luis García Plaza nació en Madrid y su recorrido futbolístico fue corto en la capital. Jugó en el Alcalá, en el Atlético Madrid B y después recaló en el Benidorm, donde se retiró muy pronto por las lesiones, con 27 años, pero por allí echó el ancla. Se casó y formó familia en ese penúltimo paraíso levantino llamado Altea, donde empezó a entrenar. "En realidad, yo disfruto más como entrenador que como jugador. Siempre vi el fútbol desde el prisma del entrenador, ya desde muy pequeño", nos dice al tomar asiento en el Asador.
 
Altea, Villajoyosa, Villarreal B, Elche, Benidorm y... el Levante en 2008. Esta es la ruta de banquillos de Luis García, el técnico más joven de Primera (nueve meses menor que Pochettino): "A veces me pregunto qué hago yo con 38 años, sin haber sido futbolista famoso, ni entrenador de grandes clubes, codeándome con Guardiola, Mourinho, Míkhel, Emery... ¡yo no soy nadie a su lado!"
 
Su magnífica labor al frente del modestísimo Levante le refrenda y nos confiesa las dificultades intrínsecas de un club que en septiembre superó la Concursal, pero sigue bajo control financiero. "Buff. Cuando llegué en 2008 me decían en el vestuario: 'Tú está loco. ¿cómo vienes aquí?' Efectivamente aquello era muy complicado, pero yo tenía una espina clavada porque me fue mal en el Elche y necesitaba saber si era capaz de afrontar el salto con éxito", comenta Luis García, y sigue: "La primera temporada fue dura de verdad. Con la Ley Concursal encima, no había presupuesto para fichajes. ¡en pretemporada no tenía jugadores! Fuimos dos o tres a Oliva, hasta que pudimos formar el plantel con jugadores libres, cedidos o apartados de otras plantillas. Fijaos qué situación y con todo eso, con la lesión de Geijo incluida, conseguimos ser octavos. Pero debo reconocer algo: el ascenso a Primera llegó un año después, a partir de esas adversidades que nos fueron haciendo fuertes".
 
Tanto como para que en la presente temporada, en la máxima categoría, el Levante suba como un cohete. El míster nos pone freno: "¡Cuidado! Hace sólo nueve partidos éramos últimos y desde entonces hemos sumado veinte puntos para ser décimos. Pero hasta los cuarenta y un puntos no estaremos salvados. Yo no hago cuentas, yo sólo pienso en ganar al Málaga y alcanzar esta cifra que nos deje tranquilos para el resto de temporada".
 
Caicedo. Salvar la categoría es el objetivo en un club con 20 millones de presupuesto. "Sí pero ojo porque de ellos sólo 8,5 son para el equipo y cuerpo técnico. Lo demás va destinado a pagar deudas", sale al paso Luis García, y nos explica una amarga curiosidad: "Imaginad que vendemos a Caicedo, que está excepcional, por una cantidad. Pues la mayoría del dinero iría a cubrir deuda, y para el club sólo revierte una mínima parte, con la que no podríamos comprar a otro Caicedo. Estamos atados..."
 
El dinero del fútbol, tema de más actualidad que nunca: "Deportivamente el paró no habría sido bueno. Tres semanas esperando al último partido habría sido una locura. Pero si mi presidente votó a favor, sería porque económicamente le interesaba al club. Yo apoyo a nuestro presidente sin contestación". Y continúa el técnico: "Por resumir y desde nuestra amarga experiencia, creo que el fútbol debe cambiar al modelo de gastos igual a ingresos. El modelo actual va hacia la ruina, sobre todo en Segunda B. Hay auténticos dramas entre los futbolistas. No puede haber clubes con deudas con los mismos derechos que otros con los pagos al día. Habría que dar un plazo de cinco años para aplicar esta reglamentación que ya exige UEFA".
 
El Levante navega frente a la tormenta y queremos saber quién maneja el timó. Pedimos a Luis García que se haga un perfil: "Parto de la base de que puedes montar un sistema de juego sólo en función de los jugadores que tienes. Si me piden mi gusto, diré que prefiero dominar, llevar la iniciativa, asumir el peso del partido... No puedo negar que influyó en mí el paso por el Villarreal B, donde hice cien puntos, el récord de puntos del filial". Nuestro invitado medita y continúa: "¿ero qué es el fútbol bonito? Atacar bien y defender bien. En basket puedes decir que se ganó por una buena defensa y nadie se escandaliza. En fútbol suena ráano... Pues bien, el Barça ataca bien porque defiende bien. Ya me gustaría a mí y a todos jugar como el Barça. Pero daos cuenta que gente salida de allí como Eusebio o Unzué lo han intentado y no les sale. Se necesitan jugadores de unas condiciones determinadas".
 
Luis García sigue con su particular currículum: "Yo aprendí mucho de maestros como Zambrano, Antonio López, de Luis Aragonés, que me dejó marcado, y considero un top a Rafa Benítez. Hacer campeó a Valencia y Liverpool lleva mucho trabajo de entrenador. Me encanta su forma de sacar rendimiento a los jugadores". Nos pone sobre la pista de que es un entrenador exigente y acertamos: "Sí lo soy. Soy muy exigente con el peso, casi obsesivo podrí decir en este aspecto. Todos los días mis jugadores pasan por la báscula. Soy exigente con el descanso, con las salidas nocturnas cuando hay partido... Por encima de todo está el club y el equipo. A quien no cumple, se le aplica a rajatabla el reglamento interno que está pactado y por escrito antes de la temporada".
 
Renovación. El caso es que el Levante es el único equipo modesto que no ha cambiado de entrenador y esto es un mérito para Luis García: "Yo tengo renovación de contrato automática si mantenemos la categoría. Pero, igual que dijo Caparrós en estas páginas hace unos días, todos los entrenadores estamos en el mercado en junio. Y tengo cláusula de rescisión, naturalmente. Entiendo que si por un jugador hay que pagar un traspaso, igual sucede cuando un club quiere un entrenador de otro club". El técnico madrileño tiene una preferencia porque lo lleva en la sangre: "Naturalmente, crecí en la base del Atlético y siento los colores. Me haría ilusión algún día dirigir a este equipo. Pero tiene todo mi respeto Quique, que le ha hecho campeó y se debe valorar. No obstante, hay otros equipos muy interesantes para que yo pueda entrenar, por supuesto".
 
Le apunta Manolete que con 38 años quizá sea algo 'pipiolo' para un grande. Salta como un resorte: "¿pipiolo yo? En el vestuario del Levante tengo a gente bastante veterana. El fútbol es para todos igual". Y aprovecha el míster para explicarnos una teoría: "Yo entiendo que el fútbol es de los futbolistas. Cuando empieza el partido, ellos son los protagonistas y el entrenador ha de estar lo más sereno posible porque eres la correa de transmisión de los jugadores. Yo tengo una costumbre: cuando salen a calentar, me quedo en la caseta. Es la forma de decirles que a partir de ese momento los futbolistas son lo más importante".
 
En el Levante también es importante el entrenador y lo mismo le salen novias en junio. "Es evidente que estoy a gusto y contento en el Levante, pero también es cierto que a la que te descuidas, te echan. Si fuera verdad que puede haber ofertas, las escucharemos en su momento. También os digo que no me iría  ahora mismo a un club extranjero. Me gusta la Premier y aquél estilo de fútbol, sí es cierto, pero mi idea es seguir en la Liga española. Creo que es la mejor de Europa", nos dice.
 
De momento, Luis García sigue cabalgando en el Levante y tiene encandilada a la afición: "Es precioso ver cómo el estadio se va llenando. Hemos pasado de unos tres mil espectadores a los doce mil de media actuales. Además, la gente que acude al campo lo hace entusiasmada, con ganas de animar".
 
"El Madrid es una estampida y el Barça, el éxito de un modelo"
 
"No puedes jugar abierto contra el Madrid. Cuando te ataca es como una estampida y te hace un gol cualquiera de los que llegan. Nos ocurrió en la Copa. En la Liga, estuvimos bien con el Barça. Les hicimos sufrir mucho", nos comenta Luis García sobre los dos equipos dominantes. "Madrid y Barça son los dos mejores equipos del mundo en cualquier liga. Está ahí para que los disfrutemos y para que algunos los suframos..." Y se decanta por el método azulgrana: "Desde hace años saben trabajar a los chavales sobre un modelo determinado para que todos sus equipos puedan jugar igual. Pero si los sacas de allí los chicos lo pasan mal para adaptarse a otros sistemas".